¿Es buena idea adoptar un segundo gatito?

11:30


Me encantan los gatos, creo que son criaturas fantásticas, y siempre había envidiado un poco aquellos hogares en donde tenían más de un felino, pero no sé, siempre pensé que adoptar un segundo gato era demasiado difícil, así que nunca lo consideré mucho que digamos... Pero el año 2015 todo cambió, y quiero compartir mi experiencia, pues sé que a más de alguien le puede servir.

Adoptamos a Donatella (nuestra gata mayor) en marzo del 2014, llevando muy poquito tiempo en el depa. La adoptamos en un refugio que se llama Rescata Gatitos. Este refugio organiza jornadas de adopción períodicas, en donde los posibles adoptantes pueden ir, conocer a cada gatito, conversar con sus cuidadoras, y además, adoptar gatitos saludables, desparasitados y, en muchos casos, esterilizados. Fue una experiencia súper bonita, en donde vivimos un caso de amor a primera vista con nuestra princesa.

Donatella
Estuvimos solitos con la Donatella durante poco más de un año, pero por temas de trabajo, el año 2015 fue un poco más complicado que el anterior. Lamentablemente, la Dona quedaba sola en el depa mucho más que antes, y esto empezó a ponerla ansiosa. Nos daba mucha pena llegar al departamento y escuchar como maullaba desesperada porque entráramos luego. Si bien nunca se puso destructiva con las cosas de la casa, sí notamos un cambio en su personalidad, estaba mucho más demandante y se notaba que durante la semana no lo pasaba muy bien.

Investigamos un poco para saber qué podía estarle causando malestar, y todos los artículos que leíamos nos llevaban a lo mismo: la Donatella se sentía sola,  y la mejor solución era encontrar un compañero para ella. Al principio igual dudamos, porque significaba hartas cosas: primero, era un gasto adicional, y sobre todo, no teníamos certeza de cuánto podrían cambiar nuestras vidas (en especial la de la Donatella) y necesitábamos estar 100% seguros, pues una vez adoptado el segundo pequeñín, evidentemente no sería opción "des-adoptarlo".

Luego de conversar con Sandra, la rescatista original de Donatella, nos convencimos. Ella hace seguimiento de todos los pequeños que entrega en adopción, y lo mejor de todo, es que los conoce muy bien, entonces ella recordaba cosas del tipo "La Donatella es muy sociable, cuando vivía acá en el refugio siempre le gustaba regalonear a los gatitos más pequeños". Esto nos dio mucha seguridad, y nos lanzamos, aunque no sin antes preparar todo: investigar sobre técnicas para disminuir el impacto cuando los gatitos se conocieran, y claro, comprar todas las cosas necesarias para el nuevo integrante de la familia.

Reunimos las siguientes cosas: una cama, platos nuevos (para ambos), un collar y comida de cachorro. No compramos una segunda caja de arena, porque la que teníamos era lo suficientemente grande para que ambos gatitos cupieran simultáneamente (esa es la condición para dos gatos. En caso de tres o más, otra caja es necesaria sí o sí). Además, compramos comidita húmeda para la Donatella, para regalonearla un poco en caso de que se sintiera incómoda con la llegada del nuevo bebé.

Si bien íbamos por otro gatito que habíamos mirado en las fotos del refugio (porque se parecía a un gato conocido de Marido), otro pequeñín estaba destinado para nosotros. Lo tomé y se durmió en mis brazos... ¿Cómo negarme?

Cosme Fulanito
La llegada a casa fue tranquila. Abrí el bolso de transporte y lo dejé en el sillón, sin sacar al pequeño, esperando que saliera por sí solo. La Donatella se acercó, olfateó muchísimo, y observaba cada movimiento con mucha atención. No asumió posición de ataque ni nada por el estilo. Creo que ayudó el hecho de que nunca dejé de hacerle cariño (a ella).

Cosme (el gato chico) venía con un chaleco de polar. Le saqué ese chaleco y se lo pasé a la Donatella para que pudiera familiarizarse con su olor. Este proceso de olfateo y observación mutua duró alrededor de una hora, pero después ocurrió lo inevitable: la Donatella empezó a emitir sonidos súper cuáticos para intimidar al nuevo inquilino, pero sin hacerle nada. Ahí me empezó a dar miedo que lo fuera a atacar, pero no lo hizo. Por un rato.

El primer ataque ocurrió como a las 3 horas de la llegada. No fue un ataque agresivo sí, fue más bien una especie de ataque sorpresa: la Donatella le pegó un manotazo a Cosme mientras él pasaba por ahí. Igual nos preocupamos de que la Dona pudiera dañar al pequeñito, pero la verdad es que estos "ataques" se prolongaron sólo por 4 ó 5 días, y nunca fueron más fuerte que lo que les cuento. En retrospectiva, creemos que la Donatella quería jugar con él, y se frustraba un poco porque el Cosme no cachaba nada (aún no cacha nada de la vida xD).

Cuando se cumplió una semana, grabé este video.
Un vídeo publicado por carolina ruz (@carolailacl) el

Como pueden ver, tomó solo una semana para que Donatella aceptara a Cosme como parte de su familia. Su personalidad cambió por un tiempo eso sí... Durante unos meses, dejó de ronronear por completo, cuando siempre había sido el gato más regalón del universo. Nos dio mucha pena pensar que podría haber cambiado para siempre, pero sabíamos que estaba mucho mejor ahora, pues todos sus signos de ansiedad habían desaparecido por completo. Afortunadamente, hoy (aproximadamente a 5 meses de la llegada del Cosme) Donatella es tan dulce como antes, quizás más.

En resumen, adoptar a Cosme Fulanito fue una excelente decisión. Económicamente no ha significado un cambio importante, pues solo debemos comprar comida y arena con una mayor frecuencia, y los controles veterinarios son anuales no más, así que pasan desapercibidos. La vida de la Donatella mejoró un montón, puedo decir con seguridad que ahora es una gatita mucho más feliz. Cosme encontró su "forever home", así que claramente también es un ganador en todo esto. Y nosotros estamos muy contentos de tener dos peluditos que ronronean de amor de puro mirarnos, que nos regalonean cuando estamos tristes, y que nos hacen reír todos los días con sus juegos y locuras.

Para cerrar, quisiera que se quedaran con lo siguiente: si están pensando en adoptar un compañerito extra, atrévanse no más. El proceso de adaptación puede ser un poco complicado en algunos casos (yo tuve suerte), pero el resultado final siempre vale la pena. Quiero además agradecer públicamente a Sandra del refugio Rescata Gatitos por su hermosa labor de rescate y gestión de adopciones, y aprovechar de contarles que si no pueden adoptar, existen muchas otras formas de ayudar, las cuales pueden conocer ingresando a esta página.

¿Han pasado por procesos similares a éste? ¿Están pensando en adoptar? Me quedo híper atenta a sus comentarios y dudas :D

¡Besos y ronroneos!


Te puede interesar

9 comentarios

  1. Que lindos los dos *.* morí de ternura con tu vídeo de instagram, la verdad es que con mi mami queremos tener un segundo gatito pero todavía estamos con el miedo de que la Pancha (nuestra gata de mas de 12 años) no lo tome bien, tenemos un perro llamado Gufy, llego hace mas o menos 4 años y la Pancha de hecho lo recibió bien pero siento que fue porque el llego ya viejito, osea no era un cachorro pero luego tuvimos a un cachorro llamado Harry por mas o menos una semana y la Pancha no entro a la casa en todos esos días, osea a puro comer y se iba y en este tiempo estabamos a pleno invierno y ni por el frio entraba, siempre que veia a Harry le pegaba entonces estamos en la duda de que haga lo mismo con un nuevo gato, aparte nunca a sido mami entonces no se... si lo intentamos espero que reaccione igual que donatella, pero tenemos miedo de que se valla :/ en fin, me encanto la entrada y tus dos gatitos son simplemente adorables, un abrazo Caro :)

    ResponderEliminar
  2. Holis Caro
    Soy una lectora silenciosa del otro lado de la Cordi!
    Me encantó el post!!!
    Nosotros tenemos a Cucú y Brownie, este es el más pequeño y si vieras como Cucú se deja limpiar y masajear x Brownie!! Fue la mejor decisión y encima luego llegó La Tita María q es la perrita del hogar que ama dormir con ellos!!!
    Son fuentes de amor inagotables!!♡♡♡
    Saluditos
    Ñoña

    ResponderEliminar
  3. Este tipo de situaciones me emociona tanto Caro :') te juro estoy con un nudo en la gargantaaaa no en mala, sino que lo encuentro tan bello <3 encuentro hermoso cuando dos gatitos se quieren mucho *_*! qué bueno que te tocó una situación en que ambos se llevaran bien, a mí me encantaría tener un segundo gatito, pero me da miedo que miau miau al ser la reina de la casa no sé, se sienta desplazada... no sabría definir si miausita es sociable pero puchas, yo igual paso harto en la casa con ella pero igual salía harto antes en la U... quizás sea buena idea porque me lo he planteado harto... si lo hago te aviso, un besito!

    ResponderEliminar
  4. Qué hermoso :') yo pensé en adoptar otro cachorro para acompañar a mi peluda pero cuando ayudamos a un perrito que esta perdido reaccionó súper mal, se fue a morderlo y no lo dejaba en paz :/ así que asumimos que no es una opción por el momento.

    Amé a Dona, Cosme y toda tu familia gatuna <3

    ResponderEliminar
  5. A mi me pasó casi lo mismo. Teníamos un gatito y pasaba mucho tiempo solo, por lo que cuando llegábamos era muy demandante, investigamos y nos dimos cuenta que lo mejor era adoptar a otro gatito, y eso hicimos. Hace 2 meses adoptamos a la kirara y fue lo mejor, los dos se aman, juegan y están siempre juntos. También mi gatito cambio un poco su personalidad con la llegada de la kirara, ya no es tan regalón como antes, pero de a poco se le está pasando.

    ResponderEliminar
  6. me encantan los gatos, de hecho soy su admiradora... lastima que no puedo adoptar uno ya que su pelaje me dan alergias...

    ya te estoy siguiendo

    ResponderEliminar
  7. Qué bacán! Tus niños son preciosos y sus nombres me encantan <3 Yo pasé por algo parecido con la Guadalupe, canis lupus familiaris, y la Elsa, felis silvestris catus. La Lupita siempre ha sido extremadamente regalona, pero aparte lo malo es que aquí en Aysén no se relacionaba con nadie más que con nosotros, entonces nos daba pena dejarla sola. En Santiago tenía amigos en el parque con los que jugaba y a veces se la dejábamos a alguien que la cuidara o la sacara a pasear, pero aquí nos daba la impresión de que se aburría (y yo pensaba encontrar trabajo cuando se acabó mi pega online... se supone :P). Los primeros días de la Elsa en la casa fueron muy estresantes porque la Guadalupe le ladraba como poseída (el primer par de días, digamos), pero en cuanto dejó de ladrar decidió amarla y querer jugar con ella. Sí ha cambiado su personalidad -ahora quiere estar en brazos SIEMPRE, aunque el calor de la última semana lo ha disminuido-, pero no nos arrepentimos para nada; un animalito más es el doble de amor para todos. Mientras escribo están las dos jugando -¿viste el video que puse en mi fb? así mismo están- y ahora podemos, por ejemplo, encerrarlas en un lugar juntas y no lloran; si uno las encierra solas chillan como condenadas :P Todos ganamos con esta decisión!
    Besitos, me encantó que publicaras esto <3

    ResponderEliminar
  8. ♡ awww hermosuras! Ame tus gatitos.. Gracias por adoptarles ♡

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola! Me ha encantado la entrada, soy nueva en blogger, así que me encantaría que te pasases por mi blog literario para ver qué te parece y si te gusta, quédate porfa. http://tintasobrepapelmojado.blogspot.com.es/

    Un beso y muchísimas gracias.

    ResponderEliminar

¡Me encantan los comentarios! :D

¡Los más leídos!